Maruja recibió la segunda dosis de la vacuna el mismo día que cumplió 101 años

Maruja recibió la segunda dosis de la vacuna el mismo día que cumplió 101 años

06/11/2021
Maruja: la mujer que festejó sus 101 años al recibir la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19
Redaccion Redaccion


Todo el personal del centro de inoculación le cantó el “Feliz cumpleaños”

Maruja recibió la segunda dosis de la vacuna el mismo día que cumplió 101 años

Maruja llegó puntual al Club Comunicaciones de Villa del Parque, emocionada por recibir la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, la sorpresa llegó después, cuando todo el personal de salud del centro de inoculación le cantó el “Feliz Cumpleaños”: ese día, cumplió 101 años.

En el video que grabó su hija se la puede ver a Maruja aplaudiendo emocionada, mientras el personal del vacunatorio de la Ciudad la recibe con el “Feliz Cumpleaños”. La mujer, que nació en Rubiás, un pequeño pueblo ubicado en la provincia de Orense, en Galicia, y que hace más de 70 vive en Villa Pueyrredón, recibió la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus.


La historia de Maruja

Rubiás, el pueblo donde nació Maruja, es de seis cuadras por cuatro, cercano al límite con Portugal. Según el censo de 2019 tiene 58 habitantes: 29 varones y 29 mujeres. En medio de la posguerra, en 1950, como gran parte de la familia Garrido, Maruja, a los 28 años, decidió escapar de Europa, junto a su única hija, Victoria, de 2 años.


Después de 35 días a bordo de un barco llegó a Buenos Aires, donde la esperaban sus padres y su hermana Marina, cinco años mayor que ella. Desde aquel entonces Maruja vive en el primer barrio que conoció: Villa Pueyrredón.


Sin conocer el rubro textil, rápidamente comenzó a trabajar en un taller que fabricaba sábanas. Con los años fue aprendiendo el oficio y ascendiendo hasta convertirse en la capataza del taller.


“Es una típica gallega laburadora”, describe su hija Victoria. “Con mucho carácter y determinación. Muy organizada, con su día para la limpieza de tal parte de la casa, otro día para las compras. Ella venía del campo, de las vacas y la cosecha, y de golpe se encontró con un mundo nuevo en el que pudo progresar hasta comprarse su propia casa”.


Esa misma fuerza de voluntad seguramente la forjó durante su infancia, cuando en varias oportunidades en las que salía a hacer las compras los carabineros le confiscaban la mercadería en la frontera. “Un día se comió todo el pan debajo de un árbol para que no se lo quitaran”, cuenta Victoria.


Durante el viaje en barco a Buenos Aires, Maruja lavaba ropa para los que viajaban en primera, o les cuidaba los chicos con tal de ganar un extra para seguir adelante. “A veces hasta le daban comida de primera”, recuerda Victoria, que puede reconstruir la vida de su madre gracias a los relatos de Maruja y de su tía Marina. “Marina es más grande, pero está más lúcida que mamá”, explica Victoria.


Hasta los 98 años, Maruja vivió sola. Y ella misma hacía todo.


Maruja tuvo tres nietos: Darío, Gabriel y Valeria. Y desde hace cuatro años disfruta las travesuras y ocurrencias de su bisnieta Lola: la consentida de toda la familia.


Sin embargo, la mujer de 101 años ya no está para vivir sola. Un accidente absurdo tratando de atarse las zapatillas le provocó una fisura de pelvis que alteró tanto su movilidad como su día a día.


Según aclara su hija, estuvo un tiempo en un geriátrico hasta que se recuperó y volvió a casa. “Es una gallega cabeza dura”, confiesa Victoria, quien hace un par de años viajó a Rubiás a visitar su lugar de nacimiento. No le costó identificar la esquina donde Maruja y Marina improvisaban música con cacharros y bailaban durante su infancia.


“Te manda saludos Fulano de tal y Fulana de tal”, le contó Victoria a su mamá, y Maruja no pudo ocultar su emoción. Quizás, de la misma forma que se emocionó toda su familia al ver el video que grabó Victoria ese día que le tocó darse la segunda dosis de la vacuna, y todo el personal de la salud que trabaja en el Club Comunicaciones le cantó el Feliz Cumpleaños.


Ahora le toca el turno a Marina para completar la inmunización. Y en octubre, va a ser ella quien sople las velitas. Entonces cumplirá 107 años.


  • Via
  • Redaccion
  • Fuente
  • LA NACION
  • TAGS



Dejanos Tus Comentarios

Comentarios con Facebook

Nuestras Redes